FNE acusa a Cencosud, SMU y Walmart por colusión en el mercado de la carne de pollo fresca

Home / Blog article: FNE acusa a Cencosud, SMU y Walmart por colusión en el mercado de la carne de pollo fresca

06 / 01 / 2016

A través de un requerimiento presentado ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia, la Fiscalía Nacional Económica solicitó que se aplique a cada una de las cadenas las multas máximas que contempla la ley: esto es 30 mil UTA (US$ 22,9 millones), por haber mantenido, a través de sus proveedores, un acuerdo para fijar precios mínimos de venta de este alimento al menos entre 2008 y 2011.

 

La Fiscalía Nacional Económica (FNE) presentó hoy ante el Tribunal de Defensa de la Libre Competencia (TDLC) un requerimiento por colusión contra las cadenas supermercadistas Cencosud, SMU y Walmart, acusándolas de haber participado en un acuerdo para fijar, a través de sus proveedores, un precio mínimo de venta de la carne de pollo fresca, al menos entre 2008 y 2011, restringiendo la competencia en este mercado.

El requerimiento señala que, en virtud del acuerdo, los supermercados estaban impedidos de vender carne de pollo fresca por debajo del precio de lista mayorista más IVA y que la coordinación entre las requeridas se dio a través de los proveedores.

En su acusación, la FNE plantea que las cadenas “adhirieron conscientemente a un esquema común que sustituyó los riesgos de la competencia por una cooperación práctica entre ellas”, con el objetivo de “regularizar el mercado” y “evitar guerras de precios”.

Atendiendo a la gravedad de la conducta acusada, la sensibilidad del mercado involucrado y los beneficios económicos obtenidos por las requeridas, la Fiscalía solicitó al TDLC que aplique a cada cadena la multa máxima contemplada en la ley para casos de colusión: esto es 30 mil Unidades Tributarias Anuales (UTA, equivalentes a US$ 22,9 millones).

 

Cómo operó el acuerdo

Este mecanismo quedó al descubierto en el marco de la investigación realizada en el denominado caso pollos, fallado recientemente en última instancia por la Corte Suprema. A partir de los indicios detectados en esas pesquisas, el 14 de diciembre de 2011 se llevó a cabo la entrada, registro e incautación en dependencias de los actores de la industria supermercadista.

En esa diligencia fue posible recopilar diversos antecedentes (contenidos en equipos computacionales y respaldos de correos electrónicos) que dan cuenta de los contactos sostenidos entre ejecutivos de las cadenas de supermercados y de las empresas proveedoras de pollos.

Los documentos revelan que los primeros reclamaban por vía telefónica o por e-mail ante los segundos cuando detectaban que otra cadena se desviaba del acuerdo de no vender bajo el precio de lista mayorista. El objetivo de estas gestiones era que los proveedores actuaran como intermediarios, alertando a la otra cadena sobre el incumplimiento para que se ajustara a las directrices acordadas.

Para que el acuerdo funcionara, las cadenas requeridas monitorearon constantemente los precios de venta a público de la carne de pollo fresca de su competencia, tanto a través de personal interno como por medio de empresas externas contratadas para ese fin.

En la investigación, la Fiscalía también conoció determinados antecedentes que dan cuenta de interacciones similares a las descritas en relación a otros productos que componen la canasta, los que forman parte del expediente de investigación que será acompañado al proceso.

“Al concluir una de las investigaciones más extensas y complejas que ha realizado la Fiscalía Nacional Económica, llegamos a la convicción de que los supermercados mantuvieron un acuerdo que afectó el precio de venta de la carne de pollo fresca. Esperamos que este requerimiento concluya no sólo con la aplicación de las sanciones que corresponda, sino que también provea pautas de conducta a todos los actores de esta industria”, señaló el Fiscal Nacional Económico (S), Mario Ybar.

 

Impacto del cartel

La FNE señaló en su requerimiento que el acuerdo confirió a las cadenas poder de mercado suficiente para garantizar un precio mínimo de venta para la carne de pollo fresca en todo el mercado nacional.

Esto se refleja en que las tres requeridas, en conjunto, alcanzaron en 2011 el 91,2% de participación en las ventas de pollo fresco en el canal supermercadista. Esta categoría, representó entre 2010 y 2011 alrededor de 10% de las ventas de productos “Food” de este canal.

En su presentación, la FNE destacó también que a través de la conducta señalada, los supermercados tendieron a restringir la competencia por precios entre cadenas, pues lograron disminuir la  incertidumbre sobre el comportamiento estratégico y competitivo de las firmas rivales.

Lo anterior cobra especial importancia en la categoría que fue objeto del acuerdo, pues se trata de un producto de alta sensibilidad y recordación, con una considerable capacidad para generar tráfico en los locales.

Al cierre de 2011, Cencosud, SMU y Walmart sumaban en conjunto una participación de 92,5% en la industria supermercadista, con sus marcas Jumbo y Santa Isabel; Unimarc, Bigger, Mayorista 10, Maxi Ahorro, Alvi, Dipac y Comer; Hipermercado Lider, Lider Express, SuperBodega aCuenta y Ekono, respectivamente.

 

Ver requerimiento aquí